lunes, 21 de agosto de 2017  
image
 
    
image
 
ESTA BLANCA TEMPESTAD DE ARENA
Último Mensaje 17-09-2012 02:34:58 por sercas812. 0 Respuestas.
AddThis - Bookmarking y Botón Compartir Vista Impresión
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Ordenar:
AnteriorAnterior SiguienteSiguiente
No está autorizado a enviar una respuesta.
Autor Mensajes
sercas812Usuario OffLine Miembro Iniciado Miembro Iniciado Enviar Mensaje Privado Posts:17 Avatar
--
17-09-2012 02:34:58  

  

 

Y ahora mírame y contesta viéndome a la cara

 qué calienta tu sangre, te rebela,

te hace aullar feroces gritos de desgarro

y sacando los ojos de tu ombligo

advierte las cosas a tu alrededor.

Porque estos orificios cansados de mundo por los que observo,

me dicen que el dolor de cualquier hombre

no es mucho menos que el amor de una mujer

y su hambre ni se compara con el aroma de su vientre

ni los calambres de la hambruna al olor a sexo vivo.

Entonces dime qué te conmueve, qué espina se te clava:

 inmensas muchedumbres parecen bosques

troncos semovientes que talan de diversos modos

y definen otras gentes los que ellas son

de maneras siempre nuevas e  insospechadas

convenientes, rentables, como enormes establos

para decir las cosas así tan fieramente:

esta esclavitud, idolatría signos de los tiempos,

porque no hay demasiado derecho a sonreír

salvo que estés loco, inconsciente o tonto,

salvo que no sepas qué cosa es el amor.

Uno debiera arrancarse los pelos de tan desesperado

como para no andar del brazo fácil de los atardeceres de locura fácil,

la engañifa de un momento apenas

de sudores corporales esporádicos y sin compromiso,

porque el amor por una mujer es otra cosa

porque el amor por lo próximo es otra cosa

porque el suplicio es permanente y multiplicado,

la barriga vacía es un largo concierto de carne que reclama

el amor de algo que masticar simplemente.

El silencio hermoso de las noches de luna

no se compara con el silencio de la amargura.

Es cierto:

ni calvo ni con dos pelucas andarás diciéndome.

Nuevamente vuelvo a inquirirte

porque es necesario amar en particular, claro está,

pero también desparramar excedentes generosos,

porque el amor es un misterio inagotable

hecho para dar no como una zaparrastrosa limosna

porque hay un tiempo para todo

y todo lo que tenemos es tiempo.

Porque de veras no se puede con la impresión espantosa

de esa bofetada que te repiquetea las mejillas

ver sonreír a diestra y siniestra

recorriendo en aeróstato la vida en un paneo de novela

como si no ocurriera nada o acaso

huyendo como un ciego hacia adelante

dando palos a tientas por no abrir los ojos.

Dime qué ves mas allá de tu ombligo que te haga reír

como si finalmente todo estuviese en paz

como si finalmente los besos campearan el orbe

como si finalmente ya no hay que poner cerrojos a las puertas

como si finalmente los niños no se murieran anónimos

como si finalmente los viejos sucumbieran en familia y plácidos

como si finalmente se oliera a cosa humana y tierna

y las mariposas, el aire, y la risa fuera patrimonio común

como si finalmente

como si

cómo

entonces dime viéndome a los ojos,

cómo andas ensimismado en tu miserable ombligo

o lo que es peor en esa barbarie secuencial de olvidos,

cómo andas así mirando sin ver

tal si fuesen deshechos para tu memoria

 esa sangre pasando a tu lado,

ese despilfarro de bolsa agujereada e inservible de palabras

que dices como para otorgarte la excusa y el perdón

tal si fuese tu lugar en el mundo ser el bueno de la película

con letras grandes de marquesinas entre los extras.

Es que para gozar uno debiera no sólo tener corazón

sino saber para qué sirve

porque parece un músculo involuntario

tan incontrolable que no sabes cuándo se parará

y ese es el drama, no te controlas,

dependes de un miserable pedacito de carne 

que te dirá basta cualquier día de estos

y mientras tanto te lo pierdes,

te pierdes el amor simplemente

en las paradas de los buses, de los trenes,

en las calles y en todos lados,

en las puertas de todas las casas

que son como un nuevo mundo

inclusive la tuya.

La felicidad es cosa seria si la encuentras,

no va disfrazada de amor ni lo parece,

es parte general de esta guerra donde se avanza

día a día

dolor a dolor

uno a uno

cuerpo a cuerpo

hombre a hombre.

Que es justo cuando descubres

que debes decidir de qué lado estarás,

que andar de farra con los lobos no es un buen negocio:

todas las manadas tienen sus alfas

y es despiadado el ejercicio del poder.

En cambio si es que acaso puedes, qué cosa linda de veras,

se descansa en los espacios de todos los colores

 es decir, se ama verdaderamente,

y uno puede echarse a dormir tranquilo

de noche

cuando puedes tener un sueño completo y pacífico.

La sonrisa llega al rostro a la hora justa

bondadosamente

y así se intuye y se recibe

o es una mueca convencional

que no agrega nada a tu cara de guasón sin Batman.

Pues bien, ahora mírame

y no me digas nada.

Deja el espectáculo de tu ombligo.

Si no te llegan pronto el delicado olor de los jazmines

así, sin ningún motivo que te conmueva las entrañas

no hay nada que hacer.

He blasfemado en tu cara mi evangelio

para dejar constancia de mi paso,

esta blanca tempestad de arena.

 

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

sergio cassarino

DERECHOS RESERVADOS

 

http://poesiaepistolaenmano.blogspot.com/

http://poesiapistolanmano2.blogspot.com/

 

No está autorizado a enviar una respuesta.

  
Diseño: Mundobyte.com

script monitorización tiempo online web
Página generada en 0,109375 segundos